La loma y la cañada donde se ubica el parque ecológico está en un proceso avanzado de regeneración hidrológica y ecológica, lo que implica, entre otras cosas:


  • Se capta, alenta, e infiltra el agua de lluvia; han disminuido las inundaciones y el arrastre de suelos cañada abajo.

  • Se han evitado los procesos mayores de erosión; el suelo está protegido y es más fértil.

  • Las condiciones de la vegetación (y la fauna asociada) han cambiado en los sentidos de aumento de biomasa, mayor diversidad de hábitats y especies y mayor estabilidad y resistencia ante los cambios.

  • El microclima es más húmedo y estable. En su escala pequeña, contribuye a mitigar los efectos del calentamiento global, particularmente por su efecto multiplicador potencial.